EL CAMBIO PROMETIDO

by Javier Carro

Topics: La Voz de Galicia, Spanish press

CORTINA de humo: «Maniobra para ocultar algún hecho o acción» ¿Es el Estatuto la prioridad de los gallegos? Así parece, a tenor del debate del estado de la autonomía. Si nuestros políticos viviesen más cerca de la realidad económica de Galicia, sus reivindicaciones irían más por  otros derroteros. Quizás somos el resto quienes vivimos fuera de la realidad, dado que el sueldo medio de un parlamentario supera con creces la cantidad con la que una familia media gallega se mantiene a flote.

¿Abusan los políticos del Diccionario de equívocos para confundirlos? En el siglo XVII existían dos escuelas literarias: conceptismo (otorgaba importancia a los conceptos) y culteranismo (buscaba el artificio y la oscuridad de expresión). Aplicadas estas metáforas a nuestra situación político-económica, existe un nacionalismo teórico, que se dedica a cambiar el nombre de las calles, o a que nuestras ciudades mantengan su topónimo gallego  (cuando se habla en español, no así en inglés o francés), y otro tipo de galleguismo, el nacionalismo verdadero, preocupado por la situación económica del ciudadano de O Berbes, en Vigo, o el futuro de los jóvenes que estudian una carrera en Lugo.

Acaso ese mal entendido nacionalismo sea el ultimo reducto para justificar un escaño. Así, mientras la sexagenaria empresa Calvo (quinta conservera de pescado mundial, con facturación superior a 380 millones de euros) anuncia su venta a distintas firmas de capital riesgo, el vicepresidente de la Xunta propone «reconocer el carácter nacional de Galicia con un enunciado a la catalana».

A los jóvenes gallegos les preocupa poder trabajar, comprar una vivienda y emanciparse. Lamentablemente, las estadísticas hablan de médicos gallegos que emigran a Portugal, nuestros investigadores a Barcelona o al extranjero y parte de nuestros mejores directivos a Madrid. Nuestras boyantes empresas son compradas, como Celta por capital luso, Fenosa por ACS o Fadesa por Martinsa. Citroën probablemente tenga los años contados, y ya veremos como haya un descosido en el textil gallego, aunque, según el alcalde de A Coruña, el sucesor Javier Losada, la noticia es buena para su ciudad (sic). Habría que pregunta a los empleados si están de acuerdo, y cuantos seguirían en la empresa de aquí a un par de años. Las ultimas noticias anuncian que el Pastor también venderá su participación del 2,8% en Fenosa…

Touriño debe tomar medidas urgentes antes de la próxima desgracia, pues los gallegos empiezan a estar hartos de que les digan que chove, cuando mexan por eles. Contaba el genial dramaturgo noruego Ibsen: «Prometer un cambio, en resumidas cuentas, se reduce a mentir, por muy respetable que sea quien promete»

 

 

Sabado, 7 de Octubre del 2006

Javier Carro, La Voz de Galicia

Leave a Comment Here's Your Chance to Be Heard!