ESPIAS

by Javier Carro

Topics: La Voz de Galicia, Spanish press

HIGHGATE –cementerio londinense donde reposa Karl Marx, el judío alemán padre del comunismo- volvió a ser protagonista el pasado jueves por el entierro de Alexander Litvinenko, presuntamente envenenado en el Pine Bar del Hotel Millenium de Londres. La cantidad de polonio 210 utilizada –de valor multimillonario-, es invisible, inodora e insípida, pero ha dejado un rastro de contaminación radiactiva: en los espías camuflados de hinchas rusos en el partido de Champions contra el Arsenal, en varios vuelos de British Airways, y en diversos puntos de reunión con el sinuoso italiano Scaramella u otros agentes. La muerte del ruso es preocupante para el Gobierno británico y dramática para quienes se relacionaron con él: el ex primer ministro ruso Yegor Gaidar enfermó dos días después; el empresario ruso Dimitri Kovtun (testigo clave del asesinato) entró en coma la noche del entierro; Andréi Lugovói, ex agente, también tiene afectado el aparato digestivo por envenenamiento.

De la cicuta de la Grecia clásica y el cianuro de épocas modernas se ha llegado a los «venenos nucleares». Quizas Markus Wolf, alias Misha (ex jefe del espionaje de la RDA fallecido el 10 de noviembre), considerado el espía sin rostro en la guerra fría, hubiera podido hablar de las armas nucleares terriblemente eficaces en Hiroshima y Nagasaki, del herbicida agente naranja en Vietnam, o de las consecuencias radiactivas de Chernobil. El 11-S fue el punto de inflexión: células de Al-Qaida trataron de obtener armas químicas, biológicas o radiactivas; entonces, la CIA empezó a reclutar agentes para el NCS (Servicio Clandestino Nacional) y a realizar vuelos clandestinos por Europa. En España, el CNI también ha comenzado a buscar espías documentalistas y expertos en prospectiva a través del proyecto Juan Velazquez de Velasco (espía mayor de los reyes Felipe II y Felipe II).

Espías como Sorge, Philby (el tercer hombre), Cicerón o Mata-Hari cambiaron con su astucia o artes amatorias el curso de las dos guerras mundiales. Los maestros del genero Le Carré, Forsyth, Graham Green  o Ian Fleming podrían haber firmado un guión con la trama de intrigas del eje Londres-Moscú. El caso Litvinenko está –mas que probablemente- relacionado con el multimillonario Berezowki (opositor al presidente y ex jefe del KGB, Vladimir Putin), con el lider checheno Ahmed Zakayev y con la periodista asesinada Ana Politkovskaya –amigos los tres del envenenado-. Si con una tapa de boli Bic llena de uranio se podría mover el Titanic… ¿Qué consecuencias tendrá que los independentistas islámicos-chechenos dispusieran de una bomba atómica? La respuesta la tiene el Kremlin.

 

 

Miércoles, 13 de Diciembre del 2006

Javier Carro, La Voz de Galicia

Leave a Comment Here's Your Chance to Be Heard!