Galicia y Asturias: reinnovación

by Javier Carro

Topics: La Voz de Galicia, Spanish press

Primos hermanos. Tan iguales y tan distintos. Santiago Apóstol y la Virgen de Covadonga. Solo los separa el Eo. Y una Transcantábrica que nos unirá… en el 2009. Por ello -porque está más cerca- me encontré en Madrid con el presidente del Principado, el día del 40 cumpleaños del Príncipe de Asturias.

Vicente Álvarez Areces es afable y campechano. Una raza de políticos extinguidos. Su mensaje a los empresarios es claro -clarín- y sus palabras llegan con alas al público. Transmite y conecta, como Leopoldo, el de La Regenta. Pero la capital carbayona no es ya la vetusta Oviedo. Su casco antiguo fascina, hasta a Woody Allen, que la califica de «ciudad de cuento».

Asturias pasó de cuna de mineros, con ennegrecidos y rojos pulmones por el hollín del pozo María Luisa, a coto de jubilados de oro por la reconversión siderometalúrgica. El paro creció. La región cayó en el olvido. De ser la niña bonita de Carmen Polo, al pozo de la desazón. Del Sporting campeón a un Mareo que no produce más Quinis. Solo la oscuridad del tunel de Pafares. Sus vecinos tenían a Fraga, a Paco Vázquez, a Inditex, a Citroën. El PIB de Galicia aumentaba. Pero los asturianos llevan a Pelayo en su corazón y son luchadores. La Santina les trajo a Letizia y a Fernando Alonso. Y ellos, con su tesón, atrajeron a Dupont y relanzaron Duro Felguera. Transformaron las cuencas mineras con tecnología puntera. Les queda rejuvenecer su población y su sanidad.

En Fitur, el pabellón astur vende su conservado paisaje. Galicia, el feísmo de sus edificaciones- chapuza como símbolo autóctono de desidia. Asturias, cornisa verde. Galicia, lo verdes que están algunos altos cargos de la Xunta. Mala imagen la transmitida por un nervioso y áspero director xeral de Turismo. No cambiamos. Si en Avilés hacen un referente del Centro Cultural Internacional Osear Niemeyer, aquí ponemos la bandeja de Gaiás. Si Gijón avanza con su puerto, El Musel, aquí tenemos disputas con el de A Coruña y Ferrol.

Asturias busca innovación, mientras Quintana sueña con galescolas -para atraer a los mejores cerebros de Stanford o de Palo Alto… -. Esta es nuestra sociedad del conocimiento. La torre de Hércules es el faro de A Coruña, pero el vídeo presentado es gris. Eso sí, presume del Superdépor. Eso no es marketing turístico. Lo que nos falta a los gallegos es vendernos en Madrid. En la Xunta lo saben, pero no cómo hacerlo. Quintana quiere hacer del BNG un PNV o un CiU. Necesita renovarse. Quiere ser un nuevo Suárez del nacionalismo. Pero «puedo prometer y prometo» ya no cala en los centros financieros de Madrid. Se buscan hechos. Si Castelao viviera, diría del AVE: «Está_, moi ben, xa podemos emigrar a Madrid máis rápido».

 

 

Domingo, 3 de Febrero del 2008

Javier Carro, La Voz de Galicia

2 comentarios For This Post I'd Love to Hear Yours!

  1. Augusto dice:

    Buen artículo. Me gusta

Leave a Comment Here's Your Chance to Be Heard!