La esperanza de Rajoy y Zapatero

by Javier Carro

Topics: La Voz de Galicia, Spanish press

Más intimistas. Así resultaron las entrevistas televisivas. La audiencia fue alta: Rajoy 2,7 millones de espectadores, Zapatero 3,8 millones (19% de cuota de pantalla). El presidente abusó de la macroeconomía, pero la crisis está ahí. Aunque alguno, desde San Caetano, nos llame «agoreros». Respecto al terrorismo, Zapatero consideró «lógico y normal» que haya sido «al cabo de un cierto tiempo», la petición de ilegalización de ANV, y aseguró que no hablará con ETA en la próxima legislatura. Sí habló de los obispos y no descartó una revisión de las relaciones con la Iglesia. Sobre inmigración, acusó a Rajoy de mentir con las cifras de inmigración ilegal. Censuró a Arias Cañete, que hace días atribuyó las listas de espera en la Sanidad pública a los inmigrantes. Comentó que revisarán el tema del aborto, pero no abordarán la eutanasia, Consideró «enormemente preocupante » la «campaña» sufrida por los médicos del Hospital Severo Ochoa de Leganés (Madrid) y denunció el apoyo a la misma del Gobierno regional de Esperanza Aguirre. En suma, el presidente del Gobierno se mostró en su línea de «talante y diálogo».

Su rival, Mariano Rajoy, que sale en las encuestas peor parado como líder, estuvo alto de tono. Se autodefinió como un «tipo serio que genera confianza>>. El entrevistador sabía de su talón de Aquiles: Gallardón y el caso Leganés, Y cuando Rajoy escuchó lo último, se le cambió el rostro. Dijo no conocer bien el tema, y cuando Gabilondo insistió, «dejémoslo ahí». Rajoy, con razón, no quería hablar del tema. La mala gestión del ex consejero de Sanidad de Madrid, Larnela, ya provocó su cambio de consejería. Los médicos no quieren saber nada de él. Exceso de soberbia. Se escapó a Baqueira y su sustituto, Güemes, no recibe a nadie. Rajoy sabe que está cerca de su sueño, pero la pésima imagen que se ha dado en Sanidad puede costarle los votos que le hacen falta para ser presidente. Gallardón hizo otro gallo en el carnaval, enviándole un aviso a Doña Cuaresma – la presidenta de la Comunidad de Madrid-, que ha orientado su artillería contra el alcalde y a favor de Rajoy.

Coincidí con Esperanza Aguirre en el avión anteayer, cuando la presidenta venía de prometer a los catalanes el colegio Tarradellas, un colegio para enseñar catalán, enclavado en el mismo Madrid.

Brillante idea. En medio de la bronca, Espe ha estado ingeniosa políticamente. Es de esperar que los gallegos seamos tratados por el mismo rasero. ¿Se llamará Rosalía de Castro o Eusebio da Guarda? ¿Quién será el primero en reivindicarlo? ¿Touriño o Quintana? ¿O el otro Alberto? Gracias, Esperanza. Bienvenido el gallego a Madrid.

 

 

Jueves, 14 de Febrero del 2008

Javier Carro, La Voz de Galicia

Leave a Comment Here's Your Chance to Be Heard!