La sanidad española

by Javier Carro

Topics: La Voz de Galicia, Spanish press

Catorce -de 29- es el puesto que ocupa la sanidad española. El recién estrenado ministro Bernat Soria debería empezar a poner la letra C en sus notas, que es la de los estudiantes ni malos, ni brillantes, pero que pasan de curso -aunque sin florituras-.

Vivíamos de rentas. No importa el signo político, todos presumían de una sanidad encumbrada al sexto puesto mundial -según el informe de la Organización Mundial de la Salud del 2000-. El espejismo lo ha tirado abajo un reciente estudio de una consultora vinculada al prestigioso Karolinska Institute de Estocolmo.

El país que recibe más puntuación es Austria (806 puntos sobre 1.000), seguido de Holanda y Francia. Letonia, el peor parado con 435 puntos (puesto 29). El estudio abarca cinco grandes áreas: derechos e información de los pacientes, tiempo de espera para recibir tratamiento, logros (supervivencia/mortalidad), «generosidad» del sistema (en la cobertura) y prestación farmacéutica (accesibilidad/subvenciones). El apartado en que peor resultado obtiene el SNS (Sistema Nacional de Salud) español: los tiempos de espera -dato coincidente con la apreciación de los ciudadanos en los barómetros de las diferentes comunidades autónomas-. Otro aspecto deficiente -según el estudio- son las barreras normativas, económicas, operativas y científico-técnicas de acceso a las novedades farmacológicas -ejemplo: fármacos oncológicos-.

La semana pasada, Bernat Soria se presentó ante los opinion leaders de la sanidad española en el Foro Nueva Economía. Habló de la pujanza de la economía, del empleo que produce el SNS -1.119.200 trabajadores, casi un 6% de la población activa-, y acusó a los anteriores Gobiernos del PP de la actual falta de médicos. Prometió mejoras en I+D y se mostró favorable a colaborar con la industria farmacéutica en medicamentos innovadores. No quiso saber nada del tema del alcohol -recordemos la polémica de la anterior ministra con el sector del vino-, tampoco fue claro sobre la eutanasia y dejó patente que no piensa ampliar una ley del tabaco que se incumple constante y reiteradamente en la hostelería en este país. Quiere «pasar de puntillas» y sin hacer ruido hasta la elecciones de marzo.

En cualquier caso, no estaría de más que el ministerio estudiara cómo solucionar la falta de diálogo y colaboración entre las distintas 17 autonomías. La sanidad ha descohesionado este país. Y la sanidad no es simplemente un derecho, sino la materia en la que los españoles se gastan la mayor parte de sus presupuestos -una media del 33%-. Ya no somos los sextos mejores. Ahora, toca humanizar la medicina. Más autocrítica y menos «más de lo mismo».

 

 

Martes, 9 de Octubre del 2007

Javier Carro, La Voz de Galicia

Leave a Comment Here's Your Chance to Be Heard!