Las relaciones con Cuba y Estados Unidos

by Javier Carro

Topics: La Voz de Galicia, Spanish press

«Cuba será lo que los cubanos quieran». Con estas palabras textuales me respondió el ministro Moratinos a una pregunta sobre el papel que jugaría España  en el futuro proceso de apertura de Cuba. La Perla del Caribe de los españoles fue arrebatada por el ansia expansionista de EE.UU. Un siglo después, Cuba debate entre una apertura política lenta, al estilo vietnamita, una transición a la española o un revolución económica impuesta por Cuba en el exilio, la Fundación Nacional Cubano-Americana (FNCA), iniciativa del fallecido Jorge Mas Canosa, hoy presidida por Francisco Pepe Hernández. El PIB de los cubanos en exilio es enorme. Su capacidad de poder político y mediático influyo desde el caso de Kennedy, a Reagan o Bush, pasando por el diario Miami Herald, o think tanks como el Center For a Free Cuba (Washington. Cuba tiene dos capitales.

Una, en la Habana; y otra, en Miami.

 

El papel que debe jugar Zapatero en esta próxima legislatura en un acercamiento a la primera potencia mundial. Entre tanto, si Obama gana, todo mejorará, dado que ha anunciado la ruptura del bloqueo a Cuba. La ley HELMS-Burton prohíbe a los norteamericanos viajar a Cuba o a las multinacionales hacer negocios con la isla. Las empresas burlan la ley haciendo transacciones o montando subsidiarias  desde Canadá. Conozco en profundidad la situación actual, no en vano el pasado año mantuve reuniones con el líder de la posición cubana en España, después me reuní en Miami co el jefe de los cubano-americanos, y un mes después estuve en Cuba con Ramiro Valdés, ministro de Ciencia y Tecnología de Cuba, Ramirito es un patriota, héroe de la Revolución, con Fidel y el Che. Como si fuera un indicio, el capitán del Granma, Norberto Abreu, acaba de fallecer.

 

Otro indicio, el cuestionamiento del estudiante Eliécer Ávila a Ricardo Alarcón (presidente de la Asamblea Nacional) de por qué los cubanos no podían viajar al extranjero, usar móviles o Internet. Un mes depuse, Raúl Castro ha abierto la mano. Ahora le toca mover ficha al Gobierno español. Zapatero tiene que dar peso a España en el eje Cuba-EE.UU. Moratinos no lo ha hecho. Cuando un español viaja a EE.UU. es un ciudadano de segunda. Esto lo han vivido los turistas españoles retenidos por Inmigración americana. Ejemplos en la mente de todos han sido el mal trato recibido por Pajares junior o el bailarín Antonio Canales. Bernardino León, secretario de Estado, debería aprender de Brasil y que el destino de cónsul en Miami (Coral Gable) no sea para unas vacaciones al sol, sino para hacer valer los intereses de España y sus ciudadanos. España debe recuperar su orgullo en el contexto cubano-americano.

 

 

Lunes, 7 de Abril del 2008

Javier Carro, La Voz de Galicia

Leave a Comment Here's Your Chance to Be Heard!