Madrid y la tierra conquistada

by Javier Carro

Topics: La Voz de Galicia, Spanish press

MADRID decisivo. A nivel nacional, el PP ha superado al PSOE en 160.000 votos. La clave está en la caída de los socialistas en Madrid, donde el PP de Gallardón (55,5%) y Esperanza Aguirre (53,1%) ha dado una cornada en plena femoral a ZP. Los candidatos socialistas, Miguel Sebastián (ayuntamiento) y Simancas (comunidad), no han conectado ni con su propios votantes y para Zapatero la herida es mortal de necesidad. El silencio de José Blanco y Ferraz es más que explicativo. La cogida en plena feria taurina provocará dimisiones en breve.

¿Y en la costa verdescente? El resultado ha sido dispar: el PP ha perdido una diputación (Lugo) y puede perder las alcaldías de las siete ciudades de Galicia. Sin embargo, 110 hay que obviar la subida de Corina Porro en Vigo (de 10 a 13 concejales) -le falta uno para la mayoría absoluta-y la de Carlos Negreira en A Coruña (de 7 a 10), En Ferrol, el socialista Irisarri ha hecho historia con 9 concejales; en Pontevedra, Telmo Martín -ex alcalde de Sanxenxo- le ha dado un vuelco al nacionalista Lores, aunque la coalición BNG-PSOE podrá regir el municipio; en Ourense, Nóvoa puede ser la sorpresa, ya que el PP de Baltar pierde esta capital; y en Santiago, Bugallo tendrá que coaligarse con el BNG si quiere superar los 11 concejales obtenidos por el popular Conde Roa.

La lectura global es que el PP gallego ha sido la lista más votada en cuatro de las siete ciudades, y tras la pérdida de poder y disputas fratricidas la resaca no ha sido tan grave. Feijoo deberá sentar las bases para un renovado PP-además su puente aéreo con Madrid es excelente-. Pero una cuestión son los votos y otra gobernar, de ahí que, pese al desgaste, el PSOE de Touriño haya aumentado su poder. La coalición PSOE-BNG es ya todo un clásico, muy a pesar de las vaticanas palabras de Vázquez (que él pactaría antes con el PP que con el Bloque). Bien mirado, también Gallardón-Esperanza ha sido un matrimonio de conveniencia con momentos de relación tormentosa al estilo del dúo Pimpinela ¿Qué decir entonces de una Xunta bipartita a pequeña escala en los ayuntamientos galaicos? Y es que el amor no tiene ni color ni bandera, y por algo se habla de la erótica del poder. En la capital del reino, no hay zapatero que remiende el roto. En el futuro, España puede ser Madrid y el resto, tierra conquistada.

 

 

Martes, 29 de Mayo del 2007

Javier Carro, La Voz de Galicia

Leave a Comment Here's Your Chance to Be Heard!