¿PROXIMO PRESIDENTE?

by Javier Carro

Topics: La Voz de Galicia, Spanish press

LA ALTERNATIVA. Así se definió Rajoy este miércoles, en una comida ante la creme de la creme del mundo empresarial. Según sus propias palabras, deja de ser oposición para convertirse en alternativa. Los errores estratégicos de Zapatero (el Estatut, memoria histórica y la «paz» de ETA) lo han subido a los caballos de la autodestrucción. El duro desgaste producido por -el PP en temas como el del agua, la política territorial o el terrorismo, tuvo su reflejo en el sondeo publicado recientemente por La Voz de Galicia, según el cual el PP ganaría unas hipotéticas elecciones nacionales. Cierto es que la encuesta se realizó pocos días después del mortal atentado de ETA.

Más datos. Los del sondeo de MetraSeis publicado el pasado 22 de enero, sobre los últimos cinco presidentes de Gobierno. El nivel más alto de apoyo, el del centrista Suárez, con un 35%, seguido de Felipe González (23%), Aznar (20%), Zapatero (12%) y Calvo Sotelo (1%). Todo ello refuta el malestar por cuestiones -no sé si las más importantes, pero sí de especial sensibilidad- como el terrorismo y la violencia callejera. El jueves en una conferencia, María San Gil mostraba la valentía ante la falta de libertad y el acoso del fanatismo aberzale que existe en el País Vasco. Fernando Ónega la bautizó María la Grande. Yo añadiría que su coraje, claridad, inteligencia y rebeldía, en una sociedad abotargada por las pistolas, son dignos del más alto de los elogios. Sería de esperar que Rajoy, en un próximo golpe de timón, la situara en más altas torres que ahora ocupan desestabilizadores como Acebes o Zaplana.

El pasado 23 de octubre escribí -reflejando las encuestas del momento- que sería el PSOE el que aumentada su ventaja. Ahora en enero, las mismas situarían a Rajoy como nuevo presidente. Si el PSOE quiere mantener su posición, Pepe Blanco y Zapatero tienen que ponerse las pilas, porque el cambio de ciclo está a la vuelta de la esquina y las elecciones de mayo pueden ser el punto de inflexión. Si Mariano quiere ser presidente, deberá dominar su partido y buscar aliados, así como prescindir de aquellos miembros de poca talla que no admiten la crítica, como una alto cargo -ahora en el Gobierno de Esperanza Aguirre- que en su día había traicionado a su coterráneo Baltar. La poca inteligencia política lleva a la autocomplacencia, que es el peor enemigo de cualquiera que tengas altas aspiraciones. El emblema es Madrid, y el PP ha hecho suyo el «no pasarán». Si el PP gana… gobernará seguro en Moncloa. Si, en cambio, el PSOE consigue Madrid, se producirá una hecatombe en el PP. Estamos a cuatro meses de saberlo.

 

 

Martes, 30 de Enero del 2007

Javier Carro, La Voz de Galicia

Leave a Comment Here's Your Chance to Be Heard!