¿Qué es una nación?

by Javier Carro

Topics: La Voz de Galicia, Spanish press

Estado, nación o pueblo. Tres acuñaciones eufemísticas que religiones -como la judía- o partidos políticos -como Esquerra- han utilizado para defender sus dogmas. El diccionario define el término como un «conjunto de personas de un mismo origen étnico que comparten unos vínculos históricos, culturales, religiosos y tienen conciencia de pertenecer a un mismo pueblo o comunidad, y que generalmente hablan un mismo idioma y comparten un territorio». Quizás este axioma fue el que llevó a separarse a holandeses y belgas, a checos y eslovacos, o a Yugoslavia a trocearse mortalmente. Y hete aquí que en pleno bicentenario del 2 de mayo de 1808, va el Tribunal Constitucional y se plantea respaldar que Cataluña sea una nación. Si la presidenta de la institución, María Emilia Casas, entra en ese juego, la vorágine del alto tribunal será nuevamente de desprestigio, como ha resultado ser en los dos últimos años. La Constitución española, para despejar cualquier tipo de dudas independentistas, menciona en su artículo 2: «La indisoluble unidad de la nación española, patria común e indivisible de todos los españoles?». Hay que recordar que el párrafo en el que el Estatut define a Cataluña como nación se fue cambiando para salvar los problemas de constitucionalidad hasta dejarlo en que «el Parlament, recogiendo el sentimiento y la voluntad de la ciudadanía catalana, ha definido a Cataluña como nación». Pero dicha polémica definición no ha pasado por el tamiz de la opinión del resto de los españoles. Ahora, en el Constitucional votarán. El pleno se compone de once jueces. Es más que probable que cinco magistrados se nieguen a dicha definición y se pronuncien en un sentido favorable otros cinco -incluida su presidenta-. Con el suspense del mejor Hitchcock en El hombre que sabía demasiado nos deja el magistrado número 11, Guillermo Jiménez. Si los pronósticos se cumplen, la responsabilidad del voto de Jiménez puede ser máxima. El que incline la balanza para un lado u otro podría permitir que mañana los paisanos del Valle de Arán se quieran, a su vez, erigir en nación. Hay que recordar que dicha comarca tiene unas peculiaridades que difieren del resto de Cataluña y un idioma propio, que es el aranés. Liechtenstein es Estado independiente con una superficie de 160 kilómetros cuadrados y 30.100 habitantes. Eso para los que sueñan con Gulliver y los liliputienses. Y si abrimos la caja de Pandora: el tamaño no importa.

 

 

Sabado, 3 de Mayo del 2008

Javier Carro, La Voz de Galicia

Leave a Comment Here's Your Chance to Be Heard!