Rajoy: Salomón

by Javier Carro

Topics: La Voz de Galicia, Spanish press

Juicio salomónico. Salomón deriva de la raíz shalam (que significa «paz»), Hijo del rey David, del linaje de Judá. Rey de Israel desde 1037 hasta 998 a. de C. Su historia se recoge en el Primer Libro de los Reyes. En la Biblia se destaca su sabiduría, y se narra el llamado juicio de Salomón, en el que «una de las madres entre sollozos implora al rey: «Buen rey; yo quiero a mi hijo por encima de cualquier cosa en el mundo, y estaría dispuesta a perderlo antes que a poner su vida en peligro; por favor, dádselo a esta mujer, pero no le hagáis daño»».

Pero la política va más allá que la Biblia. Sus ambiciones e insidias forman parte del Antiguo Testamento, y la posible inclusión de Gallardón en la lista de Madrid generaba celos políticos y recelos, por lo que Esperanza Aguirre lanzó el órdago. Si el alcalde iba en la lista electoral, ella también, lo que supondría su renuncia como presidenta.

En la mañana del miércoles, le pregunté a Rajoy sobre las listas de Pontevedra. Mariano, que debía estar viendo lo que había al otro lado de la tramoya, respondió que no queda saber nada de listas, Ahora, tras una tensa reunión, estalló la situación. Mariano Rajoy se ha visto obligado a decidir que ninguno de los dos estará en el Congreso la próxima legislatura. Consecuencia: alcalde derrotado y humillado. La retirada de Gallardón de la política puede suponer un varapalo electoral para el PP. No se entiende. Mariano Rajoy debe estar más que disgustado, tras aguantar durante cuatro años las ambiciones y el fuego cruzado de sus dos carismáticos herederos.

La política es una montaña rusa. Efímero ha sido el efecto ganador de Pizarra. Un líder laureado en la defensa de Endesa, apostaba por una victoria del PP en las generales del 9 de marzo. Pizarro había tomado la espada económica de los populares, y sería uno de los dos vicepresidentes. La otra vicepresidencia, probablemente para Ana Pastor, al frente de Familia y Bienestar Social -incluyendo Sanidad-. El pulso madrileño lo gana Esperanza, y provoca que el culto y wagneriano Alberto se autoinmole. Ha sido una trágica historia de amor y desamor. Más parece un acto de la grandiosa ópera Tristán e Isolda .Nuestro protagonista ha dicho: «He sido derrotado». Triste y abatido, se retira. Rajoy -hijo de juez- ha adoptado la decisión que podía. El pecado de Salomón fue, según la Biblia, la causa de que a su muerte se dividiera el reino de Israel. España no se lo puede permitir.

 

 

Jueves, 17 de Enero del 2008

Javier Carro, La Voz de Galicia

Leave a Comment Here's Your Chance to Be Heard!