Touriño en el Obradoiro

by Javier Carro

Topics: Expansión, Spanish press

Con formas pero poco fondo. Así se podría calificar el discurso de investidura en el Pazo do Hórreo de Emilio Pérez Touriño, que marcará una nueva era política en Galicia. Puso énfasis en el reconocimiento del déficit estructural acumulado de Galicia, en especial, en materia de empleo, educación, sanidad e infraestructuras. Hizo también hincapié en que gobernar consiste en la mejora del funcionamiento de los servicios públicos, y expresó que lo que marca el nivel de bienestar de una sociedad es la Sanidad. La medida calificada por Touriño como la más importante de su Gobierno será la búsqueda de un acuerdo que fomente la creación de empleo, involucrando a empresarios y sindicatos.

Pasó de puntillas por la Sanidad, aunque mencionó diversos aspectos como reducir las listas y los tiempos de espera, disminuir el número de camas por habitación, implementar un plan de salud buco-dental, libre utilización de la anestesia epidural para el “parto sin dolor”, facilitar cuidados a domicilio a enfermos crónicos y discapacitados, y reducción del gasto farmacéutico, sin aclarar si se van a planificar y construir nuevos hospitales y emprender proyectos renovadores. Touriño pidió ayuda y respaldo al PP, tendiéndoles una mano con el fin de presentar una proposición conjunta sobre financiación sanitaria para garantizar la calidad y eficiencia en los servicios públicos esenciales, lo cual dio pie a comentarios entre los populares, dudando del conocimiento y preparación del nuevo Gobierno en temas sanitarios.

En cuanto a la necesaria relación con el Gobierno, Touriño fue especialmente crítico con el enfrentamiento entre la Xunta del PP y el Gobierno de Rodríguez Zapatero acerca del tan traído y llevado Plan Galicia. Anunció un proceso de diálogo y negociación con Zapatero y la reclamación de las reformas del Senado y el Poder Judicial, así como la petición de que Galicia pueda tener representación tanto en la Unión Europea como en los países con mayores colonias de emigrantes gallegos.

En este gobierno bicéfalo, los Conselleiros “fuertes” del PSOE que compatibilizarán cargos (Conselleiro y Diputados) son: el “vazquista” Méndez Roméu (Presidencia),Manuel “Pachi” Vázquez (Medio Ambiente), Carmen Gallego (Pesca), y Ricardo Varela (Traballo). En conjunto, los socialistas dispondrán de 8 Consellerías. Una de la que más quebraderos de cabeza le está dando a Touriño es la de Sanida de, donde ya ha pedido ayuda al PP -lo que generó comentarios diversos en el Parlamento-. Finalmente, necesitará poner en orden la Sanidad, hacer más hincapié en lo económico e introducir importantes cambios en la gestión.

Los nacionalistas del BNG quieren mantener, por el contrario, su planteamiento inicial de no concurrencia de cargos (o sea optar por ser Diputado ó Conselleiro). Anxo Quintana -Vicepresidente único de la Xunta y líder del BNG- dispondrá de cuatro Consellerías y exigirá un Estatuto similar al catalán. Sus “Conselleiros full time” tendrán como metas la erradicación de los incendios y el mal endémico del abandono del paisaje y “feismo” en la construcción rural galaica.

Modernización, autogobierno y cohesión para –“facer máis forte a Galicia”– fueron el mensaje central de las palabras de Touriño.

El nuevo Presidente de la Xunta “se puso ayer de largo” ante diversos ministros y 150 invitados. En septiembre, al margen de la financiación sanitaria, reivindicará, con toda probabilidad, un nuevo Estatuto y el 8% del PEIT (Plan estratégico de Infraestructuras y Transporte), que se cifra en 19.911 millones de euros. A cambio, Pérez Rubalcaba se muestra confiado en que el PSOE sume el respaldo de los nacionalistas gallegos a los Presupuestos Generales del Estado. Para “hacer más fuerte a Galicia”, Touriño mostró ayer talante, pero necesitará también talento.

 

 

Miercoles, 3 de Agosto del 2005

Javier Carro, Expansión

Leave a Comment Here's Your Chance to Be Heard!