TOURIÑO EN LA MONCLOA

by Javier Carro

Topics: La Voz de Galicia, Spanish press

INVERSIONES para el 2007 y desafíos para Galicia en el próximo lustro. Ésta es la, más que probable, agenda de Touriño en su cita de hoy en la Moncloa con el presidente del Gobierno. Los gallegos exigen al Gobierno el cumplimiento del archidemandado Plan Galicia, lo cual no es sino el compromiso adquirido por el Gobierno central hace cuatro años (en aquel famoso Consejo de Ministros que Aznar celebró en A Coruña a raíz del Prestige). Entonces se prometieron 12.500 millones de euros, en su mayoría destinados a infraestructuras: AVE, autovías y puertos. Respecto a la Transcantábrica o el tren, la incertidumbre del cumplimiento de los plazos está generando gran desazón entre los ciudadanos y empresarios gallegos. En cuanto a los puertos, Galicia sigue sin tener un macropuerto que sea referente de España o de la Europa atlántica, y los datos nos sitúan por detrás de Barcelona, Bilbao, Valencia, Las Palmas o Algeciras.

La economía gallega ha sido subvencionada «artificialmente» a través de los fondos europeos, pero esté maná se terminará en los próximos años, sin unos resultados reales en el desarrollo de Galicia o en el aumento de empleos. La falacia de estadísticas macroeconómicas nos sitúa una décima por encima de la media nacional por el tirón de la construcción y el lastre demográfico. Un repaso a la gestión de la Xunta, desde su llegada al poder en el 2005, muestra que sus actuaciones estrella han ido marcadas por la conselleira María José Caride contra el feísmo. Los fuegos y las inundaciones han empañado el camino del Ejecutivo, y la mala gestión sanitaria y los preocupantes problemas de algunos hospitales demandan remodelaciones antes de las elecciones.

Muchos de los problemas actuales -a corto plazo- podrían combatirse con una inyección extra de recursos -que es lo que se tratará de conseguir en la Moncloa-. Si bien, el largo plazo no está nada claro: astilleros, acuicultura, energías alternativas, sector automoción y textil. ¿Hay voluntad de apostar por un modelo de I+D+i? ¿Por qué no se nos compensan los excedentes energéticos? ¿Por qué el modelo irlandés no encajar en Galicia? ¿Cómo evitar la fuga empresarial?

Touriño tendrá que convencer al presidente, y a los ministros de Industria y Fomento… Y desde la Xunta, deberán cambiar el chip antes de que el largo plazo se convierta en corto. Constituir como base del nuevo modelo un clúster financiero e incorporar a importantes gallegos en la diáspora sería el mejor ejemplo de que las cosas pueden cambiar. Hasta ahora -y como sentenció Castelao- «los gallegos no protestan, emigran».

 

 

Martes, 6 de Febrero del 2007

Javier Carro, La Voz de Galicia

Leave a Comment Here's Your Chance to Be Heard!