URGENCIAS

by Javier Carro

Topics: La Voz de Galicia, Spanish press

PERPLEJIDAD y estupefacción tras las declaraciones de un responsable de la Sanidad gallega: «Los culpables de la- saturación de las urgencias son los pacientes». Sin embargo, los médicos han puesto el dedo en la llaga y acusan a la consellería de falta de personal y ausencia de planificación. Las declaraciones del portavoz del Sergas eluden responsabilidades. ¿Qué se quiere sugerir, que el problema lo causan los padres que acuden a urgencias con el niño que se pone malo? No es de recibo que los políticos intenten trasvasar sus incapacidades a los pacientes que los mantienen con sus impuestos. ¿No habría que replantearse la elección entre la ciudad faraónica de Gaiás y la construcción de nuevos hospitales? ¿Qué opinarían los contribuyentes? ¿Por qué no se hace un debate público entre Touriño, Quintana y Feijoo al respecto?

Los picos de las urgencias se producen todos los años; el problema es no haberlos previsto con la llegada del invierno. Si a ello se suma que el bipartito está escatimando recursos para los profesionales sanitarios y financiación para hospitales, el resultado de la ecuación es que Galicia genera las mayores listas de espera del país y que los gallegos son los más insatisfechos con su sistema sanitario. Los sufridos pacientes no van a urgencias a ver a George Clooney, sino porque confían en el excelente personal médico y de enfermería que -en muchas ocasiones- con falta de medios y equipamiento hacen un alarde de profesionalidad en unas condiciones inferiores a la mayoría de las regiones de España o Portugal. El colapso de las urgencias se resolvería con cuatro pasos: el primero, voluntad real del Ejecutivo gallego para cambiar las cosas; el segundo, más recursos para el sistema; el tercero, planificando de verdad; y el cuarto, mejorando la gestión. El lío sanitario pone muy en duda la capacidad de gestión de la Xunta. Basta hojear lo publicado por La Voz el pasado jueves («la saturación del Juan Canaleja provocará una concentración y una manifestación», «el gerente del Xeral de VigO reconoce una capacidad tremendamente limitada»…). Otro diario calificaba ese mismo día al CHOP de Pontevedra como un «hospital en guerra». Como si no formara parte del Gobierno, el BNG ha dado un ultimátum. ¿Qué hará si no se soluciona el caos sanitario? ¿Pedirá dimisiones?

Mientras, los pacientes seguirán confiando en sus médicos y utilizando las urgencias, porque son la respuesta más inmediata a unos hospitales en la uci y a unas listas de espera que siguen esperando. ¿Hay algo más urgente?

 

 

Jueves, 18 de Enero del 2007

Javier Carro, La Voz de Galicia

Leave a Comment Here's Your Chance to Be Heard!